Preguntas (y respuestas) sobre las dosis de refuerzo de las vacunas contra el COVID-19

Image
Collage of people

¿Cuál es la diferencia entre una dosis primaria adicional y una dosis de refuerzo de una vacuna contra el COVID-19?

Una dosis primaria adicional es una tercera dosis completa de la vacuna contra el COVID-19 que se aplica 28 días después de que alguien reciba las dos dosis estándar de las vacunas Pfizer-BioNTech o Moderna contra el COVID-19. Solo las personas que tienen un sistema inmune comprometido deben recibir una dosis primaria adicional y, cuando lo hagan, debe ser siempre la misma marca de la vacuna ya recibida.

Las vacunas de refuerzo pueden mejorar o restaurar la protección que podría haber disminuido con el tiempo después de las primeras dosis de vacunación. Pueden aplicarse a cualquier persona de 5 años o más que haya completado el esquema principal de vacunación. El plazo para recibir un refuerzo depende del tipo de vacunas contra el COVID-19 recibidas originalmente.

Image
Collage of people

¿Quién necesita una dosis primaria adicional de una vacuna contra el COVID-19?

En general, las dosis primarias adicionales se recomiendan para niños y adultos que tengan un sistema inmune comprometido. Si crees que necesitas una vacuna primaria adicional, habla con tu proveedor de atención médica.

¿Quién necesita un refuerzo de la vacuna COVID-19?

Todas las personas de 5 años o más que hayan completado el esquema principal de vacunación contra el COVID-19 deben recibir por lo menos una dosis de refuerzo. El plazo para recibir un refuerzo depende del tipo de vacunas COVID-19 recibidas originalmente.

Personas de 50 años o más y personas inmunodeprimidas de 12 años o más son elegibles para una segunda dosis de refuerzo 4 meses después de recibir la primera dosis de refuerzo, para aumentar su protección contra una infección grave de COVID-19.

Si soy elegible para un refuerzo de la vacuna COVID-19, ¿qué tipo de vacuna debo recibir?

Para las personas de 18 años o más, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomienda la vacunas ARNm de Pfizer-BioNTech o Moderna para la dosis de refuerzo en la mayoría de los casos. Esto incluye a las personas que recibieron la vacuna contra el COVID-19 Janssen, de Johnson & Johnson (también llamada J&J/Janssen) por su primera dosis. Las personas que recibieron la vacuna contra el COVID-19 de J&J/Janssen y la volvieron a recibir como dosis de refuerzo pueden recibir una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna al menos 4 meses después.

Los niños y adolescentes de 5 a 17 años reciben una dosis de refuerzo de Pfizer-BioNTech.

¿Necesito una dosis de refuerzo de la vacuna COVID-19 para estar protegido contra el COVID-19?

Las vacunas siguen funcionando para mantenerte a salvo del COVID-19 grave, la hospitalización y la muerte por la enfermedad. Sin embargo, algunos estudios clínicos muestran que la capacidad de tu vacuna para protegerte de una infección leve o moderada de COVID-19 puede disminuir con el tiempo, especialmente en ciertas poblaciones. Una dosis de refuerzo te proporcione una protección aún mayor especialmente cuando más variantes surjan.

¿Por qué las dosis de refuerzo son necesarias si la vacuna contra el COVID-19 está funcionando como debería?

Las vacunas contra el COVID-19 funcionan bien para prevenir enfermedad, hospitalización y muerte. Los estudios clínicos muestran que la capacidad de las vacunas contra el COVID-19 para protegerte de la infección inicial y de los síntomas más leves puede disminuir con el tiempo. Esto es algo que también ocurre con las vacunas para muchas otras enfermedades. Los estudios han demostrado que recibir una dosis de refuerzo contra el COVID-19 aumenta en gran medida tu protección contra una infección sintomática de COVID-19.

¿Por qué algunas personas que han sido totalmente vacunadas siguen enfermando de COVID-19?

Algunas personas que están totalmente vacunadas seguirán contrayendo COVID-19 porque ninguna vacuna es 100 % efectiva para prevenir la infección. Los brotes de infección son normales y esperables. Incluso cuando las personas totalmente vacunadas desarrollan síntomas, estos síntomas suelen ser menos graves y es menos probable que la persona sea hospitalizada o muera que si no estuviera vacunada. Esto se debe a que las vacunas contra el COVID-19 siguen haciendo un muy buen trabajo para prevenir la enfermedad grave y la muerte.

Última actualización: 14/6/2022